Consejos

El paso a paso de la recepción de alimentos

En la granja avícola, la recepción de balanceados y materias primas es de vital importancia para garantizar la bioseguridad del alimento.

Una alimentación balanceada no es un tema exclusivo de los seres humanos, sino también de las aves, pues para poderlas nutrir adecuadamente no solo debe existir un proceso riguroso en la elaboración del producto, sino en la recepción del alimento. Este último factor es el que determinará cuánto durará el balanceado tras ser almacenado y distribuido hasta llegar a los criaderos avícolas.

Para entender mejor sobre el proceso de recepción de alimento es importante mencionar que en el sector agrícola la palabra recibir significa verificar qué tipo de alimento está en las fundas, para comprobar si corresponde al pedido que se realizó desde las centrales. Aunque parezca un proceso sencillo, las plantas que elaboran el alimento para aves deben seguir un largo y estricto proceso antes de llegar a las perchas, pues de su calidad dependerá que el animal engorde de forma sana y adecuada.

Una vez en la granja, los trabajadores que se encargan de recibir el alimento deben verificar información esencial y al mismo tiempo tan sencilla tal como el medio de transporte en los que llega el alimento. Antes de recibir el balanceado, el encargado debe verificar si las condiciones estructurales del camión son buenas, si está limpio y lo más importante que no transporte otro tipo de productos que puedan ser fuente de contaminación y alteren la calidad y durabilidad del alimento; en esta misma línea se verifica que los camiones lleguen a las plantas debidamente cerrados, es decir, que cuenten con los sellos de seguridad intactos, sin ningún tipo de alteración visible; que el cajón o carpa no estén húmedos o rotos.

Además, al momento de ser recibido se debe constatar que el producto no se encuentre mojado, caliente o con mal olor.

Tras cotejar todos estos lineamientos, se verifica que la cantidad y nombre del producto en los documentos de despacho correspondan a lo recibido, por ejemplo, si en los documentos dicen: 30 sacos A1 del lote 1234, ese es el alimento que se debe recibir.

Con respecto al envase se verifica que el etiquetado sea el adecuado. Debe constar la fecha de elaboración, fecha de caducidad y el número de lote, pues en caso de existir cualquier inconveniente con el producto se lo puede retirar de las perchas con mayor facilidad o alertar al agricultor de cualquier anomalía.

Además de estos detalles, que habitualmente todos los consumidores tienen en cuenta antes de adquirir sus productos, se revisa el estado del envase que se encuentre en condiciones óptimas; es decir, no deben haber sacos, deteriorados o contaminados con otros productos.

Deben tener el peso exacto acorde a lo marcado y estar debidamente sellados para así garantizar la mejor experiencia del consumidor final.

El seguimiento estricto de estos procedimientos no sólo garantizan la calidad del alimento, sino que evita que el comprador pierda su tiempo en reclamos o cambios de productos. El paso a paso de la recepción de alimentos comprador pierda su tiempo en reclamos o cambios de productos.

Tras la verificación de la calidad del producto se deben tener algunas consideraciones para el almacenamiento del alimento, pues pequeños detalles pueden cambiar su composición y su textura. El paso a paso de la recepción de alimentos comprador pierda su tiempo en reclamos o cambios de productos.

Las bodegas deben estar ordenadas y limpias, ya que al contener alimentos son propensos a contaminarse con bacterias y atraer insectos, por lo que el piso de estos establecimientos siempre debe estar cubierto de paletas o tarimas y así evitar que los sacos toquen el piso.

Asimismo, se procura que los techos, paredes, pisos y puertas estén en buenas condiciones, libres de humedad, hongos, suciedad u objetos como astillas o clavos que puedan dañar el envase y, por ende, el producto. Pues al ser el alimento balanceado hecho a base de maíz, la humedad favorece la descomposición y el crecimiento de hongos.

Durante los mantenimientos se procura eliminar cualquier tipo de escondite en el que se acumulen basuras, malezas, escombros y agua, pues son fuentes de alimentación de insectos o de plagas como las ratas.

Adicional a esto, las bodegas siempre deben contar con un programa de control de plagas. En el caso puntual de que se encuentre evidencias de presencia de roedores al interior de los sacos del producto, este debe desecharse, pues las ratas son portadoras de agentes infecciosos y se debe eliminar este riesgo.

En el caso de que la actividad de roedores esté comprobada en las instalaciones se debe sellar las fundas, buscar los posibles accesos de roedores a la bodega y cerrarlos. Además, se debe inspeccionar los pallets y asegurar la limpieza de los mismos. También se suele usar trampas mecánicas en el interior de la instalación y cebos químicos protegidos en la periferia para el control de roedores.

Adicionalmente, está prohibido tener animales domésticos o de compañía en la granja avícola.

Para lograr mantener el producto dentro del tiempo que establece el empaque, Pronaca sugiere seguir las recomendaciones impresas en el envase del producto, pues en caso de no tomarlas en cuenta el alimento podría acelerar su proceso de descomposición y perder sus propiedades alimenticias.

que es nsa

¿Qué es NSA?

Más 30 años dando soluciones innovadoras en nutrición salud y sanidad.

ver más

También te puede interesar

Problemas gastrointestinales porcinos

En la última década han surgido diversas publicaciones sobre el impacto económico de las principa [ ... ]

NutriciónVer más
El pasto no es suficiente para alimentar caballos

Los equinos tienen necesidades nutricionales muy específicas que cambian de acuerdo al lugar donde [ ... ]

NutriciónVer más
UN GALPÓN LIMPIO TRAE GRANDES VENTAJAS

Este proceso inicia apenas las aves salen al mercado, de una buena limpieza dependen otros factores  [ ... ]

NutriciónVer más