Genética

Alternativas para el mejoramiento genético en la reproducción

¿Inseminación artificial o monta natural? Ambas alternativas son válidas, pero seleccionar una de ellas obedece a algunos factores.

Para alcanzar el éxito productivo y reproductivo en las explotaciones porcícolas, se debe tener un excelente manejo de varios parámetros como longevidad de las madres, nacidos vivos, peso al destete, porcentaje de fertilidad, entre otros.

Es determinante que el trabajo que se realice con las hembras de reemplazo sea prioritario, ya que el futuro productivo de las granjas depende de este parámetro.

Por su parte, el verraco también influye en la eficiencia con que los animales se reproducen y definitivamente, impactan en la economía y la calidad de los productos finales a través de los genes que fueron transmitidos durante el proceso reproductivo.

Por este motivo la inseminación artificial o asistida en porcinos es efectuada cada vez con mayor frecuencia, pues se garantiza que las nuevas generaciones tengan el mejor material genético y por ende, evitar la consanguinidad y producir buenos descendientes con mejores indicadores de eficiencia; además, se puede controlar de mejor forma la natalidad. Se estima que debe haber un macho por cada 70-80 madres.

Para llevar a cabo este procedimiento, por medio de un proceso de inseminación se suministra a la hembra una dosis de semen que contenga la cantidad de espermatozoides necesarios para lograr preñarla; adicionalmente, contiene un diluyente que provee a los espermatozoides el aporte nutritivo y posee antibióticos que evitan el crecimiento bacteriano en el esperma.

La monta natural, si bien es efectiva al momento de verificar que la hembra está en celo, tiene ciertas desventajas tales como el incremento significativo de verracos. Como consecuencia se requiere de mayor cantidad de alimento, de trabajadores, de medicamentos, lo que además significa un aumento de los costos de producción y mejoras en la infraestructura.

Otro riesgo que se corre por este método, es la transmisión de enfermedades infecto-contagiosas que puede afectar seriamente la salud de los porcinos.


Si se escoge la monta natural hay que seleccionar a los mejores ejemplares para los autoreemplazos de hembras.

Es preferible optar por las hembras de la propia producción y no por las hembras de lotes de ceba, pues se desconoce el comportamiento de su madre, si tuvo un correcto manejo sanitario o un control adecuado para convertirse en una reproductora eficiente.

Las mejores hembras para el proceso de reproducción, serán las que cuentan con características específicas tales como: conocer el peso que tuvo al nacer, que la madre haya tenido un buen proceso de lactancia, haber tenido un buen peso al momento de ser destetada y un manejo diferencial con los lechones de engorde, condiciones de alojamiento adecuadas, buen manejo de la alimentación según la etapa productiva de la futura madre.

Existen características fenotípicas no deseadas pues se prioriza aquellas que tengan un buen sistema mamario o que no tengan defectos de patas como: artritis, aumentos de volumen o cojeras.

Por otra parte, para considerar a un verraco es importante tener en cuenta que la eficiencia, eficacia y calidad dependen de él.

Alrededor del 50% de la calidad genética de los reproductores utilizados dependen del macho, y la otra mitad en función del tipo de sistema productivo y calidad del manejo practicado.

Por lo tanto, los cerdos de cría se pueden considerar a lo largo del proceso de producción como una materia prima viva, lo que representa la base zootécnica y del resultado económico obtenido en las granjas porcinas.

El proceso de selección de los reproductores porcinos (línea paterna y materna) debe ser llevado por etapas.

Hoy en día en el país se trabaja con dos tipos de genética: razas tradicionales y líneas genéticas sintéticas. Entre las razas tradicionales encontramos principalmente Pietrain, Landrace, Duroc, entre otras. Entre las líneas sintéticas están: PIC, Hypor y Topigs.

Las razas tradicionales son menos prolíficas, tienen menor conversión comparada con las línea sintéticas que tienen mayor eficiencia, productividad y producción de carne más magra, aunque son más exigentes en manejo, sanidad y nutrición, aspectos que hay que tener en cuenta si se va a trabajar con ellas.

que es nsa

¿Qué es NSA?

Más 30 años dando soluciones innovadoras en nutrición salud y sanidad.

ver más

También te puede interesar

Planta de Alimentos Puembo, un pilar en el desarrollo agropecuario del país

Desde sus inicios, uno de los principales objetivos de Pronaca ha sido promover el desarrollo agrope [ ... ]

NutriciónVer más
Manejo del lechón recién nacido

Los lechones recién nacidos son una prioridad dentro de la granja porcina. En esta etapa se present [ ... ]

NutriciónVer más
Evaluación de un programa vacunal

Después de llevar a cabo el proceso de vacunación, es necesario averiguar cuál ha sido el nivel  [ ... ]

NutriciónVer más